Por qué el fluoruro no tiene un lugar en una práctica dental biológica

by | Nov 9, 2020 | Odontologia Biologica, Fluoruro y fluoración

El siguiente artículo fue escrito por Guylaine Lecours, RDHEF, para completar los requisitos para convertirse en Higienista Biológica Certificada por la IABDM. ¡Felicidades, Guylaine!

Obtenga más información sobre nuestros programas de certificación.

En odontología biológica, creemos firmemente que el flúor no debe incorporarse, ni en una práctica dental profesional, ni en nuestra vida diaria. Muchos países han investigado el fluoruro durante un período prolongado, y la investigación ha determinado en gran medida que es tóxico para la salud en general cuando se ingiere con regularidad. Si bien los estudios iniciales creían que el fluoruro en el uso diario y como aditivo de la pasta de dientes brindaba el beneficio de proteger y fortalecer los dientes contra las caries, los estudios recientes no han podido probar este vínculo.

Muchos países europeos han optado por no añadir fluoruro a su suministro de agua, lo que ha provocado que el 97 % de su población ingiera agua no fluorada. Fuera de Europa, la mayoría de las naciones desarrolladas tampoco fluoran su agua potable. Sin embargo, en los Estados Unidos, la mayoría de las ciudades aún agregan flúor al agua del grifo, a pesar de que los estudios demuestran su impacto negativo en la salud. Dado que las autoridades sanitarias de América del Norte continúan perpetuando la noción falsa de los beneficios positivos del fluoruro y se niegan a abandonar el paradigma de la fluoración, más de 240 comunidades están eligiendo rechazar el uso de fluoruro en el agua. Las principales ciudades de exclusión voluntaria en Canadá incluyen Calgary, Montreal, Vancouver y mi ciudad natal de Trois-Rivieres, Quebec; y los ejemplos en los EE. UU. incluyen Portland, Oregón; Wichita, Kansas; Condado de Bucks Pensilvania; Rock Springs, Wisconsin; y Gridley, California.

Cuando los investigadores compararon la tasa de caries dental en países con y sin agua fluorada durante los últimos 50 años, el descubrimiento más convincente es que no hay diferencia en la tasa de caries dental entre los dos grupos, lo que, como mínimo, confirma el uso de fluoruro en el agua. y la práctica dental no tiene un impacto positivo. Para respaldar esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó un estudio de tendencias especializado en niños de 12 años y sus dientes cariados, faltantes u obturados (CPOD). Comparó países occidentales con y sin fluoración del agua (sal), incluido Estados Unidos. Los gráficos a continuación indican los resultados del estudio.

cifras de cdc

datos de la organizacion mundial de la salud

El estudio demuestra que las tasas de caries dental han disminuido al mismo ritmo en los países que no usan fluoración como los Estados Unidos. Y aunque un estudio de 20 años realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) muestra una disminución de las caries dentales cuando se usa la fluoración, los resultados de la OMS demuestran que los países que beben agua sin fluoruro tuvieron la misma tasa de caries. Por lo tanto, mientras uno podría (incorrectamente) concluir del estudio de los CDC que el fluoruro fue la causa de la disminución de la tasa de caries observada, el estudio de la OMS establece que el fluoruro no fue el factor determinante.

De lo anterior, hemos establecido que el fluoruro no tiene un impacto positivo en comparación con la evitación del fluoruro. Pero es igualmente importante considerar el impacto negativo en la salud del uso regular y la ingestión de fluoruro. Cuando se ingiere en cantidades inseguras, el fluoruro puede provocar múltiples problemas de salud, como

  • Daño al cerebro en desarrollo de los bebés, causando así deficiencias de aprendizaje en los niños. Sesenta y cuatro estudios han relacionado el fluoruro con un coeficiente intelectual reducido en los niños.
  • Daño a las glándulas tiroides y pineal.
  • Artritis, ya que el fluoruro provoca la calcificación del cartílago, una parte importante de nuestros sistemas articulares.
  • Enfermedad ósea.
  • Mayor riesgo de desarrollar cáncer de huesos, diabetes y fluorosis dental.

Profundicemos en dos de estos hallazgos mirando más de cerca la investigación.

La enfermedad ósea causada por el exceso de fluoruro se llama fluorosis esquelética y provoca dolor y rigidez crónicos en las articulaciones. Puede causar síntomas y cambios degenerativos que pueden parecerse a la osteoartritis. Investigaciones recientes sugieren fuertemente que el fluoruro puede causar cambios óseos de fluorosis antes de que sea evidente en la radiografía, por lo que es muy difícil de diagnosticar de manera oportuna o precisa.

La fluorosis es un defecto del esmalte, un aumento de la porosidad, también llamado hipomineralización. Las causas comunes son el agua potable fluorada, la ingestión de pasta dental con fluoruro, el uso de tabletas de fluoruro y el consumo de alimentos procesados ​​elaborados con agua fluorada. Los efectos negativos se exacerban si los ejemplos anteriores prevalecen durante los primeros ocho años de vida, particularmente durante la infancia.

Un estudio ha demostrado que entre 1950 y 2004, la fluorosis en los dientes aumentó del 10% en 1950 al 41% en los años 1999-2004. Eso es un aumento de más del 400% de los niveles encontrados 60 años antes, un aumento sorprendente.

Hemos establecido que el fluoruro no solo no es beneficioso, sino que también podría ser perjudicial. Por lo tanto, ¿cómo podemos protegernos contra el uso de flúor en nuestra fuente de agua? Una solución son los filtros de agua. Los filtros que utilizan ósmosis inversa, ya sea conectados a las tuberías debajo del fregadero o a las jarras que filtran el agua una vez dispensada, pueden eliminar hasta el 99 % del fluoruro.

Si bien tenemos que tener en cuenta la socioeconomía y el acceso a la atención dental para ciertas poblaciones, la investigación no ha mostrado ninguna diferencia en la caries dental entre los países fluorados y no fluorados. Además, las caries no aumentan cuando se detiene la fluoración. Y tampoco previene la crisis de salud oral en áreas de bajos ingresos.

La educación con un enfoque multifacético es la mejor ruta para una higiene bucal exitosa y una buena salud general. Los pacientes deben cuidar adecuadamente sus dientes en el hogar, buscar atención profesional regular para evitar la enfermedad de las encías, adoptar una dieta orgánica y evitar los ingredientes tóxicos en su ingesta nutricional diaria. Al incorporar estas prácticas, los pacientes también pueden beneficiarse de un riesgo reducido de otros problemas no relacionados con la salud dental, como diabetes, presión arterial elevada, enfermedades cardíacas, etc.

En resumen, ni el agua fluorada, ni el flúor en la pasta dental, ni el tratamiento tópico con flúor utilizado en niños tienen un impacto positivo en la prevención de caries. Invertir en educación y brindar información a los pacientes sobre cómo controlar la retención de placa y adoptar una dieta saludable brindará resultados mucho mejores para la salud bucal de esta generación.
 

Referencias

Categorias

Archivos

0
    0
    TU PEDIDO
    Tu carrito esta vacíoRegresar a la tienda
    Ir al contenido