Declaración de IABDM sobre odontología biológica y COVID-19

by | Apr 3, 2020 | Odontologia Biologica

silla dentalLa necesidad de limitar la propagación de COVID-19 ha llevado a muchos consultorios dentales a cerrar todos los casos excepto los urgentes y de emergencia, como aquellos que involucran dolor, hinchazón o la rotura o pérdida de dientes.

Si bien el papel de la salud oral como impulsor de la salud general hace que la odontología sea una especialidad crucial dentro de la atención médica, la naturaleza única de muchos procedimientos dentales plantea desafíos únicos frente a la pandemia actual, lo que subraya la necesidad de limitar los tratamientos en este momento.

Instrumentos como piezas de mano rotatorias, raspadores ultrasónicos y jeringas de aire/agua crean un rocío visible que contiene gotas de agua, saliva, sangre, microorganismos y otros desechos. Aunque no viaja muy lejos, se asienta en las superficies circundantes, así como en el paciente y el equipo dental.

Incluso cuando se siguen todas las pautas estándar de control de infecciones y las recomendaciones especiales de COVID-19 al pie de la letra, la mayoría de las clínicas y consultorios dentales simplemente no están equipados para limitar el rociado y los aerosoles según lo aconsejan los CDC y otras autoridades.

Este, sin embargo, no es el caso con la mayoría de los consultorios dentales biológicos. Debido a que somos conscientes de la necesidad de extremar las precauciones al retirar los empastes de amalgama de mercurio, los consultorios dentales biológicos incluyen amplios equipos para limitar el rociado, los aerosoles y otras formas de contaminación.

El equipo de protección común en el consultorio biológico incluye batas y cobertores para el cabello desechables o lavables para el personal y los pacientes, protectores faciales y otra protección para los ojos para el personal y los pacientes, y máscaras de grado respiratorio para el equipo dental y una máscara sellada que administra oxígeno al paciente.

Los consultorios están equipados con sistemas de filtración de aire de alto volumen y aspiradoras de aerosoles orales que extraen rápidamente vapores, aerosoles y otros contaminantes del espacio de respiración del paciente. La succión de alta velocidad está disponible para eliminar los contaminantes de la boca.

Además, muchos consultorios dentales biológicos utilizan agua ozonizada, tanto para mantener limpias las líneas de agua como para tratar infecciones en la boca de sus pacientes. El ozono es uno de los desinfectantes más poderosos disponibles, efectivo contra bacterias, virus y hongos. Sin embargo, no es tóxico y es completamente seguro, sin efectos secundarios conocidos.

Debido a que la odontología biológica reconoce la relación multifacética entre la salud bucal y la salud general, muchos profesionales cuentan con certificaciones en medicina naturopática y especialidades afines. En consecuencia, esos dentistas biológicos están bien preparados para brindar también orientación sobre la protección de la salud y el bienestar general durante y más allá de esta crisis.

Tales prácticas hacen que los consultorios dentales biológicos sean particularmente adecuados para brindar atención de emergencia durante estos días de confinamiento y para infundir confianza en los pacientes una vez que se les permita reanudar las actividades normales, incluida la atención dental electiva. Cuando se trata de control de infecciones, estamos muy por delante de la curva.

Categorias

Archivos

0
    0
    TU PEDIDO
    Tu carrito esta vacíoRegresar a la tienda
    Ir al contenido